Antes de iniciar este paseo por Amazon Vendor, debes saber que la amplia oferta de productos en el mercado actual hace que cada categoría de producto sea un mundo. Estudiarla, controlarla y dar pasos en la dirección correcta te evitará dolores de cabeza.

Ser Amazon Vendor no es tarea sencilla

Iniciando esta andadura y generalizando mucho, algo poco recomendable en internet, acceder al Amazon Vendor Central es siempre un premio al que no todos los vendedores tienen acceso. Cuando eres vendor, el verdadero cliente al que vendes tus productos siempre es Amazon y esto es garantía de un importante número de ventas.

Pero debes saber que no todo el mundo puede ser el mayorista de Amazon. Tanto es así que a la plataforma Amazon Vendor Central solo se accede mediante invitación. Vender a Amazon no es fácil y necesitas reunir una serie de requisitos indispensables. 

El encargado de invitar a los vendors a formar parte de su plataforma no es otro que el propio Amazon. Las invitaciones se efectúan tras el conocimiento del buen rendimiento y solvencia del vendedor, mediante datos e información interna, por éxito en el canal seller, por capacidad de fabricación de productos, etc… Sea como fuere, es Amazon quien llama a tu puerta y, después, te permite o no pasar. 

Las ventajas son muchas. Cuando Amazon tiene stock, se muere por venderlo. Mercancía parada es igual a costes, y cientos de ingenieros trabajan para que eso no pase jamás. Entre un vendor y un seller, Amazon siempre facilitará la venta del vendor. Emblemas como producto Prime o “Vendido y enviado por Amazon” generan confianza inmediata y eso actualmente se transforma en dinero. 

La codiciada Buy Box, solo al alcance de los Vendor

Ser vendor es garantía de ventas, muchas ventas y más si consigues la ansiada buy box. Otro cantar será que lleguen a ser rentables, algo que necesita trabajo y estrategia.

La buy box se entrega a un solo vendedor de cada producto y te permite ser el preferente, el que aparece por defecto a la hora de pulsar el botón comprar. Obtener la buy box te permitirá hacer publicidad y acceder a distintos servicios exclusivos para su promoción, pero para ganarla hay que trabajar duro y ahí es donde alGenio puede ayudarte. Además de encontrarnos bajo el propio paraguas Amazon, tendremos acceso a una amplia selección de herramientas publicitarias con las que dar difusión a nuestros productos en internet. Un plus muy muy importante para alcanzar flujos de venta notables. En Amazon, el volumen es en muchos casos la clave de la rentabilidad. 

Importante: Amazon tendrá el control de tus productos

En los apartados anteriores hemos resaltado algunos aspectos positivos de esta plataforma pero, como casi todo, Amazon también tiene un lado oscuro. Para ser un vendor estable (de los que a Amazon le gustan) es habitual que las marcas necesiten la ayuda de una agencia especializada en Amazon. 

Amazon no se casa con nadie y, pese a los beneficios de vender bajo el abrigo directo de su conocida marca, debes ser consciente de que existen estrictas normas que limitarán el poder que tienes sobre tus propios productos. 

Amazon pasará a tener el control de absolutamente todo. Ellos gestionarán los envíos y el stock, pero también pondrán el precio que crean conveniente a tu producto, sin que tú puedas hacer nada para cambiarlo. Presumiblemente, lo harán al precio más bajo de internet. Por otro lado, el precio que te pagarán pasará a determinarlo el propio algoritmo de Amazon, algo complejo de gestionar. 

Entonces, ¿puede esto llegar a compensar? 

Depende de varios factores, pero Amazon vende buscando grandes volúmenes, reduciendo el margen en cada unidad. Las gallinas que entran por las que salen. Si todo está bien medido, podemos aprovecharnos del gigante de las ventas y quedarnos con algunas monedas por el camino. 

A Amazon no le gusta perder dinero y, si corren riesgo de hacerlo, pueden acceder a cláusulas que minimicen sus costes. ¿Tu producto no se vende? Recargo de permanencia en almacén. ¿Te pagan en solo un mes? Reducción de un tanto por ciento del precio por transacción rápida. Todo está medido.

Obviamente, esto puede hacer que salten las alarmas. Como seguro habrás pensado leyendo estas líneas, las cláusulas de Amazon pueden llegar a hacer mucho daño a un negocio si no sabe gestionar qué le vendemos a Amazon y en qué circunstancias nos conviene hacerlo. Podemos darle una estocada a nuestras ventas en el resto de canales, ahogar nuestro propio ecommerce, a nuestros proveedores y convertir una ventaja en un problema real de dependencia total. 

A tener en cuenta: Encontramos un gran número de empresas de diverso tamaño que han acabado dependiendo exclusivamente de sus ventas a Amazon, habiendo perdido su presencia en el resto de canales. Si un consejo podemos darte con rotundidad es: “Vivir de Amazon es morir de amor”.  

¿Cuánto tendré que pagar para ser vendor?

La respuesta es sencilla: nada. Sí, como lo lees. Tú vendes a Amazon y no tendrás que pagar nada, de forma directa. Pero pobre de ti si piensas que Amazon no tendrá oportunidad de ganar dinero contigo.

Te tocará pagar cuando quieras publicitar tus productos en la plataforma de Amazon. También si quieres gestionar servicios de analítica o de consultoría interna. Además, como buena empresa global, sus pagos se alargan en el tiempo, entre 2 y 3 meses. 

Tú enviarás tus productos, ellos los venderán, los cobrarán, Jeff Bezos se lo gastará y tú seguramente aún sigas esperando a que te paguen.

Your Content Goes Here

Lo positivo es que siempre pagan; lo hacen tarde, pero religiosamente. 

Ha llegado el momento de decidirme ¿Qué debo tener en cuenta?

Lo más importante: déjate asesorar. Este marketplace tiene su propio ecosistema; las cosas marchan a un ritmo particular y el conocimiento solo lo da la experiencia. Ahorrarse problemas es siempre beneficioso para un negocio. Ya sea con alGenio u otra agencia Amazon, siempre busca ayuda cualificada. 

Piensa que existen varios factores que pueden determinar la idoneidad de tu marca para el acceso a Amazon Vendor. 

  • Conocer cómo de parasitado se encuentra tu segmento por el gigante de las ventas.
  • Casos de generalización en el uso de este canal por parte de tu competencia.
  • Segmentos en los que la complejidad logística o de venta digital no te permita desarrollar otros canales online de forma solvente.
  • Falta de medios para el trato personalizado y directo con el cliente.
  • Producto destinado a la venta por alto volumen.

Estos son solo algunos, pero hay muchos más. 

Amazon, a pesar de sus limitaciones, es muy rentable. Descubrir en qué casos puede serlo es un trabajo profundo, en el que te podemos ayudar.

¿Quieres vender en Amazon? ¿Vendes ya en la plataforma pero quieres mejorar tus resultados?

Te ayudamos a mejorar tu estrategia para que saques más rentabilidad a esta plataforma.

Quiero mejorar mis resultados en Amazon